Ana Conesa conversa con Víctor Candel sobre Diversidad funcional y búsqueda de empleo

Diversidad funcional y búsqueda de empleo, este es el tema principal del programa. El acceso al mercado laboral por parte de las personas con diversidad funcional no está exento de dificultades. Aún hoy persisten un sinfín de barreras que tanto la sociedad  como las empresas deben superar,  como los estereotipos o prejuicios hacia las personas con capacidades diferentes.

Algunas empresas aún no son conscientes de los beneficios que comporta la incorporación de estas personas en su plantilla, aunque cada vez son más las organizaciones que incluyen la integración laboral de personas más vulnerables socialmente, como una de las acciones que se desarrollan en sus áreas de Responsabilidad Social Corporativa.

 

Diversidad funcional y búsqueda de empleo, dos términos compatibles

Incluir en el currículum que tienes un grado de diversidad funcional, no sólo es positivo sino recomendable. Es necesario normalizar y naturalizar que se cuenta con unas capacidades diferentes. De hecho, las empresas deben cubrir una cuota de contratación de personas con diversidad funcional, tal y como marca La Ley General de discapacidad (LGD) 

La Ley General de discapacidad (LGD) es una normativa de ámbito nacional cuyo cumplimiento es obligatorio según la Ley General de los Derechos de las Personas con Discapacidad y de su inclusión social.

Aquellas empresas, públicas y privadas que emplean a 50 o más trabajadores, están obligadas a que, al menos, el 2 % de éstos tengan el certificado de discapacidad (porcentaje de discapacidad igual o superior al 33 %) y formen parte de su plantilla.

Empresas sensibilizadas con las personas con un grado de diversidad funcional

Si bien existen empresas sensibilizadas con la diversidad funcional, en ocasiones resulta imposible contratar y cubrir ese 2% que dicta la ley. Ante esa excepcionalidad aparecen unas medidas alternativas como mecanismo que propone la Ley General de Discapacidad (LGD).

Por ejemplo, optar por un contrato mercantil o civil con un centro especial de empleo (CEE) o con un trabajador autónomo con discapacidad para el suministro de maquinaria, materias primas o cualquier tipo de bienes necesarios para el desarrollo de la actividad de la empresa.

Durante la entrevista se da respuesta a cualquier duda que pueda tener una empresa respecto a la contratación de una persona con diversidad funcional. Además, se demuestra con ejemplos que la diversidad es el futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *